Ups and downs
Qué fin de semana de locos. El viernes feriado empezó con todo: asado en Bella Vista, brindis con Jose, visita a AG2 y cierre con Compass. El sábado fue más tranqui. Nos quedamos en casa viendo Queer Duck, una peli que nos pasaron Leo y Germán.
Y el domingo fuimos a la feria de Villa Domínico. Un horror. Y lo peor de todo es que cuando volvimos, el Renault 4 de Papá Oso no estaba más. Un bajón total. La sensación de vacío es infinita. No era sólo un auto. Era el auto con el que viajamos a Córdoba dos veces, con el que fuimos tres veces a Cólon, con el que casi nos matamos una vez en la ruta, con el que llevamos amigos de paseo. No sé... es triste lo que pasó. Papá Oso también está triste.

4 comentarios:

Juan Martín dijo...

NOOOOOOOOOOOOO!!!!!!
Que cagada!
:(

Anónimo dijo...

:O

:O


ké horror

ké horror

no lo puedo creer

besos para uds

polo.

Anónimo dijo...

Villa Domínico?
que ASCO !. En esa toldería repugnante no vivían los Echarri?

Lake dijo...

Sí Anónimo, ahí es donde vivía Pablo Echarri.