De cómo nos conocimos (Parte 2)

Al día siguiente no volví a verlo en el canal Gay ni él a mí. Pero un día más tarde recibí un mail suyo diciendo que me extrañaba. Ni lerdo ni perezoso le mandé mi número de ICQ. Pero al día siguiente me respondió diciendo que no se había podido comunicar con mi celular porque le faltaba un número. ¡Qué ternura total! Tuve que explicarle lo que era el ICQ (él hacía poco que tenía Internet) y un día más tarde finalmente nos reencontramos en el mundo virtual. Le conté que era periodista y él me dijo que trabajaba en un gimnasio. Y lo primero que pensé fue "por favor, que no sea un patovica tonto, que no sea un patovica tonto". Igual, en la charla tonto no parecía y me daba buena espina. Así que decidimos encontrarnos a tomar un café y charlar un poco más en persona.
Y ahí fui a su encuentro, un par de días más tarde.
Me acuerdo que era un lunes y que me tomé el 141 diferencial para llegar hasta el Plaza del Carmen de Scalabrini Ortiz y Santa Fe. Hasta me acuerdo que tenía puesta una camisa celeste y un buzo de plush azul y negro. Y que en la mochila llevaba un comic de "Video Girl Ai" que leí en el viaje. Cuando llegué, él aún no estaba. Esperé como 10 minutos en la puerta del lugar, hasta que paró un taxi del que se bajó él. Estaba un poco distinto a la foto. Y me llamó la atención el tamaño. Era enorme: alto y corpulento. Con carita de bueno. Me pidió disculpas por la demora y entramos a tomar algo. Me acuerdo que pedimos dos capuchinos italianos. Y que hablamos de mil cosas, incluida "Episodio 1" de "Star Wars" y la peli "La celebración", que a él le había encantado pero que yo no había visto. Y me contó que era masajista y que si estaba contracturado él me podía hacer un buen masaje. A esa altura, la posibilidad de que fuera un patovica mongo se había esfumado. No sé cómo, pero hablamos tres horas, hasta que él se tuvo que ir a atender un paciente. Aunque quedamos en vernos dos días más tarde en su casa para un masaje (porque me dijo que si me atendía en el spa me iba a tener que cobrar). ¿Y qué más? Mejor lo cuento en otra ocasión porque se me hace tarde y me tengo que ir.




Bookmark and Share

9 comentarios:

Ivan y Gabo dijo...

La celebracion es una pelicula excelente de "Dogma" pero tambien hicieron cosas horribles! La viste? sino tenemos que juntarnos a verla!

PD: la parte del mensaje no la cuentes que se va a poner spicy el relato! jajajajaja

Paola dijo...

Hermoso...!

jose dijo...

El truquito del masaje es infalible

Anónimo dijo...

El colega coincide con el viejo truco del masaje. Y se sorprende por el corte abrupto y con alto suspenso dramático del misterioso relato. Y muere de ternura con lo del ICQ. En fin... una historia que merece ser leída, y que "se refleja en la vida de" todo puto que comienza. Me salió crítica alla Stiletano. Me quedo con el suspenso a flor de piel.

Anónimo dijo...

El colega coincide con el viejo truco del masaje. Y se sorprende por el corte abrupto y con alto suspenso dramático del misterioso relato. Y muere de ternura con lo del ICQ. En fin... una historia que merece ser leída, y que "se refleja en la vida de" todo puto que comienza. Me salió crítica alla Stiletano. Me quedo con el suspenso a flor de piel.

Lake dijo...

Iván & Gabo: Un día la alquilamos pero no la vimos al final. ¡Traiganlan!

Paola: Gracias!

Jose: Papá Oso es un zorro viejo y sabe muchos trucos

Colega: Qué grosso es Stiletano. Paciencia que el lunes se publica el final.

JuanO dijo...

Que gran historia! Estoy intentando superar el dato de el 141 diferencial. Que gran época!

Antowedding dijo...

Que divina historia de amor, Papá oso realmente se conoce muchos trucos, con lo de los masajes salio ganando!!!
Espero la parte 3!!

Tina dijo...

Genio!
Sigo intrigadísima!