Marcha del Orgullo

¡Qué rápido pasó el tiempo! ¡El sábado ya es la próxima Marcha del Orgullo! Como desde hace varios años, me voy a sumar a la celebración de la diversidad, al reclamo por igualdad de derechos y a la descarada seducción de desconocidos (bueh, voy con Papá Oso que va a cuidar que no haga nada indebido... solo).
Sean héteros, gays, lesbianas, travestis, transexuales, intersexuales, bisexuales, Lady Gagas o Pachanos, la marcha es un acontecimiento que logra unir diversión y reclamos sociales. Todos son bienvenidos y todos tienen su lugar; en un clima de respeto y camaradería (bueh, salvo los cristianos de derecha que se congregan en la puerta de la Catedral para provocar a los pecaminosos manifestantes, claro está). Si integran el colectivo GLBTTi tienen que ir, para divertirse y como un acto de visibilidad para que las autoridades vean que existimos y que somos muchos. Si son chicos/as gay friendly, está bueno ir a divertirse con sus amigos morfetas/pasteles y plegarse a su reclamo de reivindicación. Y más en momentos en los que Diputados podría aprovar el proyecto de ley de matrimonio gay. Y si les da miedo salir en Crónica TV: anteojos ray ban, capelina y tul negro (muy Lydia Deetz en "Beetlejuice") y a divertirse preservando la privacidad más que en tu Facebook.
XVIII Marcha del Orgullo LGBT, sábado 7 de noviembre, 18 horas, Plaza de Mayo.


Bookmark and Share

5 comentarios:

ELECTROCHONGO dijo...

VENGANSE UN RATO ANTES A MI RECI EN PLAZA DE MAYO !

ABRAZO !

Anónimo dijo...

Dale, despues de pasar x el stand de las chicas de MAQTA.

BerNa dijo...

yo estoy con eso de que primero la lucha por la liberación nacional. Pero no me quiero perder a todas las locas juntas,

me fumo un pitty y voy.

Mr G dijo...

OBVIO QUE SE VA !!!!!!!
Paso dato , la noche anterior hay campamento de Travestis en la plaza , ESO TAMPOCO ME LO VOY A PERDER!!!!!!!

Anónimo dijo...

Se la pasa dando lata de su amor de telenovela por su papa oso y no solo tiene ganas de ir de levante sino que la van de swingers?? Un poquito contradictorio para tanto romanticismo