El mundo en llamas
Sigo anonadado después de leer que en Argentina están de moda los "heterosexuales flexibles" (supuestos chongos a los que, de vez en cuando, les gusta un revolcón con otros tipos) y que las adolescentes hacen petes a cambio de que los compañeritos les hagan la tarea. ¡Encima la Lubertino promete que con Cristina K va a llegar el matrimonio gay!

Pero esto fue la gota que rebalsó el vaso: Sinead O'Connor dijo que prefiere que le metan bala a escuchar un disco de Kylie Minogue (me lo pasó Capitán Intriga, lo sacó de acá). Así no camionera de cuarta... ¡con la enana no se jode!

2 comentarios:

FOK dijo...

los heterosexuales flexibles son el futuro, Leik

Lo de Sinead O Connor se explica porque es bien torta, y Kilye es muy friendly como para ella, es entendible... tampoco tiene por qué escuchar un disco de Cher, Madonna, o Rupaul...

saludetes

PAblo.- dijo...

Esto de los heteroflexibles me parece de lo más interesante: son flacos que compran la parte que quieren del paquete puto sin eprder identidad en el medio. Y está bueno, cada vez te lo fraccionan más! Unos años atrás dos amigos se rozaban el orto con la mano y ya los mandaban a la peluquería a los dos vestidos de rosita, después estaban los propios putos resentidos con ser putos que trataban de convencer y meter en su misma bolsa amariconada al que probó alguna vez, con miradita sobradora diciendo "ya está, si le gustó ya es puto, no se vuelve más".

Me gusta esta socialización, y que haya tanto pero tanto bardo con el tema sexo hasta que al final se termine aceptando que cualquiera puede hacer cualquiera y eso no lo define en nada... a menos que se le canten las pelotas hacerlo. Viva el bardo plurisexo.