Rosario siempre estuvo cerca

El fin de semana finalmente concretamos nuestra demorada visita a la ciudad de Fito Páez, Roberto Fontanarrosa, el Che Guevara y Alberto Olmedo. Sí, Rosario siempre estuvo cerca, pero nunca habíamos tenido la oportunidad de ir. Por suerte, nuestro amigo Javier nos ofreció quedarnos en su casa de Roldán, a unos 20 kilómetros de la ciudad, por lo que decidimos aprovechar el fin de semana largo para ir. El viaje fue bastante corto, en unas tres horitas estuvimos allá. Nos recibieron Javi, su amigo Juan Pablo y una horda de murciélagos que revoloteaban por el boulevard Oroño a unos dos metros y pico de altura. Horror total, me tuve que refugiar en el Renault 12 mientras decidían a dónde íbamos a comer. Terminamos en un barcito en la Costanera, frente al río Paraná, del estilo de los que hay en Vicente López. Aunque fue un comienzo difícil, porque por un lomito al plato el recargo era de 8 pesos (y por 2 pesos más te daban el sandwich en pan árabe y era el doble de grande que lo normal, aunque nadie nos avisó). Superado ese arranque, tuvimos un paseo nocturno por la ciudad, incluídos el monumento a la bandera (con más murciélagos), y varios edificios municipales de la costanera.

Puerto Madero para todos

Lo que más me llamó la atención de dichos emplazamientos costeros fue que la municipalidad de Rosario los recuperó. Pero no para un emprendimiento inmobiliario de lujo como Puerto Madero, sino para hacer talleres de arte, centros culturales y demás desarrollos para el bien de la ciudad. Obvio que esa recuperación del Río como parte del paisaje revalorizó las propiedades sobre la costa, pero gracias a un proyecto beneficioso para toda la comunidad. Mientras tanto, Macri sigue apagando la luz en la Costanera Sur para que los negros dejen de ir a comer choripanes a escasos metros de donde los nuevos ricos pagan fortunas en dólares por el metro cuadrado.

Después seguimos el recorrido hacia la zona de
l estadio de Rosario Central, en donde hay muchos bares estilo playero, restaurantes y casas increíbles (muy californianas), hasta llegar al puente colgante Rosario-Victoria, que tiene un muellecito en la parte de abajo donde había pescadores y parejas chapando.

The City of Love
Sí, lo que más me llamó la atención -además de los murciélagos confianzudos- fue la cantidad de parejas (jóvenes) besándose en lugares públicos en plena noche. cerca del río, en las terrazas de los centros culturales, en las inmediaciones del Monumento a la Bandera... Todo vale a la hora del amor. Lo que nos lleva a una segunda cuestió
n Buenos Aires vs. Rosary: la seguridad. Fuimos de noche a lugares en los que no había mucha gente y los que había como si nada. Nuestros amigos nos dijeron que hay que tener cuidado como en cualquier lado. Pero haciendo una analogía urbana: la zona del Monumento y las barrancas aledañas serían como Parque Thays y la zona de ATC. Y a mí me daría terror quedarme franeleando por ahí (o como vimos una noche, haciendo cosas en un auto estacionado). De hecho no me imagino sentirme seguro en ningúna plaza pública de Buenos Aires. Evidentemente es una ciudad mucho más segura. Lo cuál me dio un poco de envidia.

Esa noche también pasamos por La Fluvial, un
complejo donde atracan barcos que tiene restaurantes y discotecas. Mucha gente y mucho ruido.

La mini Buenos Aires
Muchos lugares céntricos me recordaron a mi Buenos Aires querido. Hay un parque enorme que es como un mini Rosedal (con laguito artificial, puentecitos y hasta un Patio Andaluz). El Boulevard Oroño es como Belgrano R (tiene unos asientos presididos por unas esfinges que son TODO). Y hay una zona más "de barrio" que es re Avenida San Martín. Precioso el teatro El Círculo, que me dijeron que es como un mini Colón. Y el Shopping Alto Rosario es como Hogwarts con negocios (lo construyeron sobre un estación de trenes aban
donada). Ah, en el shopping hay una cadena de sandicherías que se llama Billy Lomito, que prepara un sandwich de mollejas que es una perdición.

Lo que sí, todo está limpito, arregladito y bien cuidado. Se nota que la ciudad pone guita para que todo esté así. Y no entiendo por qué una ciudad de la hostia como Buenos Aires no puede hacer lo mismo. No me entra en la cabeza. Los rosarino
s nos pasan por encima con eso.

Comer afuera
Estuvimos muy poco pero pudimos ir a la Casa de la Música, que hace unas pastas espectaculares (nada caras, 25 promedio el plato de pasta casera tipo gourmet + salsa). La rompieron los tortellinis caprese, los sorrentinos de muzzarella y calabaza y el pesto de rúcula. Los helados de Esther son increíbles (el de limón fue un orgasmo). Y también nos deslumbró Sr. Ming, un restaurant de sushi increíble que merece un post aparte.

La feria del Boulevard
Los fines de semana, en la ciudad hay varias feri
as de artesanos y demás. Nosotros conocimos la Feria del Boulevard, que tiene una parte de artesanos, una de antiguedades y una de ropa usada. La de antiguedades está buenísima, porque no te arrancan la cabeza como en Buenos Aires. Nos compramos unas copitas para tomar licor de los años 20 a 4 pesos cada una y unos vasos sesentosos con estampado de flores (son re Willito) a 3 pesos cada uno. Pero también vimos juegos de té y café, jarras y platos decorativos muy lindos y con precios bastante piolas (decí que en casa hay tanta vajilla que no me entra más nada).

Bueno, ya es tarde y tengo sueño, pero no quería dejar de compartir mis pocas consideraciones sobre la ciudad a la que seguramente volveré en breve. Vuelvo a agradecer a Javi por la hospitalidad y a Juampi por la buena ondina.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo estuve todo el fin de semana largo por los bares de la ciudad, que bueno haberte tenido por acá y que lo hayas disfrutado. Rosario esta bien. Le faltan un par de bares fuertes como en Buenos Aires, para mi gusto personal nada mas.

Yo no me le animo al de molleja de Billy Lomito, lo mismo, no se si en algun estupor de alcohol, fué que, ví un Billy Lomito en las Galerias Pacifico pero hace añares, talvez no esté mas? Acá hay por lo menos 4 de ellos en zona peatonal. No hay que ir tan lejos para mollejear.

Cuando hay algo de suerte, de la importante, que es solamente a veces, yo tambien me mando a Sr. Ming. Hecho un croto lo mismo, buen sushi regado con mucho vino blanco y Gin Bombay.

Un lugar para sentarse: Pasaporte (maipú y urquiza - enfrente de la aduana) es un poco caro (por ejemplo cerveza de litro a $15) pero tiene un Lomo Pasaporte que es otra cosa y el lugar es lo mas.

En frente de mi reducto favorito (bah lo fué durante 8 años de durisimas borracheras - O´Connells) ahora abrió una de las mejores manos reposteras de la ciudad - Eileen Schmidt. Es el MUST para quedar bien con suegras en mi caso, cuando me ven llegar todo rotoso y lleno de tatuajes, la Mousse de Moras les hace olvidar todo eso. Abrió así como un localcito al publico pero si no te adelantás a la visita y pedís algo para cuando llegás: http://www.eileenpasteleria.com.ar/

Saludos!

Anónimo dijo...

Ah y me olvidaba! El tema de la seguridad, es relativo. Es seguro para las parejitas, pero yo no puedo salir con una botella a sentarme por ahí en el medio del parque. Hay fuertes controles esparcidos - eliminaron el filo de los punk rockers que solamente necesitan una birra abajo de la luna y que no salen a hacer nada mas que eso. Pero bueno, así sera.

Hernan Molina

Lake dijo...

Gracias por los comentarios Hernán! Los tendré en cuenta para cuando regrese!

Juan Pablo Tamagnini dijo...

Querido Lake: que más agregar que no hayas comentado....fue un finde soñado en donde la pasamos super bien juntos. Comidas, salidas, pileta, sesion de fotos, que mas??
Fin de semanas como ese seguramente se repetirán a la brevedad y descubriremos nuevas cosillas para hacer, comer o disfrutar..
Besos a ambos...

Juan pablo y Javier

Mola dijo...

no se si es el mejor lugar para comentar esto... pero las mujeres de rosario, no tienen comparación con nada..jajaaj

por otro lado.. no les sorprendio la falta de taxis de noche? yo fui hace poco y tuve que hacer malabares para llegar a mi hospedaje...
me han comentado que eso es por la inseguridad... que varios taxistas tuvieron problemas.. pero la verdad que como bien dicen.. caminando en la calle no se ve nada... y hay tranquilidad...
saludos

Lake dijo...

Mola: Usted puede comentar lo que quiera, este blog está abierto a todas las orientaciones sexuales (y a todas las perversiones tambuién)

Anónimo dijo...

Lake, cool que estuviste en MI ciudad!!! Congrats a tus host que te mostraron TODO. Si vas un año entero, no vas a encontrar mucho más para ver, jej. Es cierto lo de la calidad de vida, yo vivo en Buenos Aires y con la guita que junta Macri podría hacer muchooo más. En Rosario tenemos socialistas desde hace muchos años.
Beso,
Jay Jay

Ernesto Suarez dijo...

Como nuevo por aca debo decir que me alegro que la hayas pasado bien.
Al igual que BS AS, Rosario tiene ese no se que, que a uno lo enamora.
Naci, vivo y moriré en Rosario, con tos sus pros y contras, pero acá vivo tranquilo, con los mios.
Cuando vuelvas, no dejes de caminar por Pichincha, que aunque aun le falta mucho, es un barrio hermoso, con mucha historia.
Saludos...y tratá de nunca abandonar esto, que es un escapismo para los dias de trabajo....
Saludos desde la ciudad cuna de la Bandera....

Anónimo dijo...

Que gusto que hayas pasado por acá. Te leo siempre pero nunca comento, pero hablaste de MI Rosario y... ameritaba escribir. Creo que la gran mayoria de Rosarinos estamos enamorados de este lugar, es un "pueblo grande"y por la costumbre no nos damos cuenta de lo linda que es. Vuelvan cuando quieran. Micaela.